Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Pekín

 
  Beijing1
TÍTULO Aeropuerto de Beijing
PERÍODO 2004-2008
AUTOR Foster & Partners (Norman Foster)

Otras obras importantes:

–          Chek Lap Kok (Aeropuerto Internacional de Hong Kong)

–          Viaducto de Millau (Francia)

–          Torre Bankia (Madrid)

–          Museo de la Aviación en Getafe (en fase de diseño)

 

LOCALIZACIÓN Pekín (China)
DESCRIPCIÓN Se encuentra al este de la antigua pista existente, y se realizó con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos de 2008. Su construcción pretende asemejarse a un dragón, y su cubierta presenta los colores de la bandera china (rojo con puntos amarillos). Aunque desde el aire pueda parecer pequeño, lo cierto es que tiene una superficie aproximada de 1.000.000 m2, siendo el segundo aeropuerto más grande del mundo (detrás del de Atlanta).

Posee un diseño geométrico, en el cual los extremos, en forma de Y, se destinan a vuelos internacionales, y el satélite central se destina a vuelos domésticos.

En cuanto a los materiales de construcción, cabe señalar el inmenso acristalamiento de toda la estructura, cuyo objetivo es aprovechar al máximo la luz natural, así como absorber el calor procedente del sol. Este acristalamiento no sólo se da en los laterales, sino que la cubierta está perforada con un total de 360 tragaluces triangulares, orientados todos ellos al sureste, y asemejando las escamas del “dragón”. Así mismo, las columnas exteriores están en color rojo, evocando a los templos tradicionales chinos, y en el interior también predominan las mezclas de rojo con amarillo y dorado, en referencia a la arquitectura monumental china, aunque en este caso también predomina el blanco, así como puentes, dobles alturas, fuentes, y todo ello con el objetivo de darle mayor sensación de limpieza y espacio.

CONTEXTO Esta obra se planea y se realiza por la necesidad de absorber a la gran cantidad de viajeros que tiene que soportar el aeropuerto de la capital China. Teniendo un crecimiento económico exagerado, y la cercanía de los Juegos Olímpicos, el gobierno chino pretende abrir sus fronteras al mundo, pero no abrirlas sin más, sino de una manera impresionante e impactante de la ya exótica cultura milenaria china. Para ello se saca a concurso en 2003 el proyecto de una nueva terminal que consiga dar esa sensación de apertura, pero a la vez impresionar al visitante. El estudio de Foster consigue esta adjudicación mediante un planteamiento que mezcla lo tradicional y lo vanguardista, lo oriental y lo occidental, de manera que China pueda seguir demostrando al mundo su fuerza económica.
TECNOLOGÍA CONSTRUCTIVA Algunos de los elementos más modernos aplicados a la obra son captadores de energía para aprovechar la luz natural, tanto fuera como dentro del propio aeropuerto, y esto es posible gracias a la orientación de las “escamas”, sureste, que aprovecha al máximo la luz matutina. Así mismo, al disponer de tanta luz (quizá demasiada en los meses de verano), el ahorro en electricidad es muy considerable.

Debido a que la zona es de una alta actividad telúrica, se enterraron cerca de 20.000 pilares de acero, apoyados en unas 1000 uniones flexibles, que permiten un juego muy libre de la cimentación según la dirección de la onda sísmica.

También posee sistemas de separación y procesado de residuos, así como de depuración de agua, con el objetivo de minimizar en la medida de lo posible el enorme impacto ambiental que supone un aeropuerto.

IMPACTO –          Social y cultural: El aeropuerto tiene una capacidad para operar simultáneamente 150 aviones. Pero tantísimo espacio para realizar semejante obra requirió la relocalización de una comunidad entera de 10.000 habitantes. De hecho, para completar el escaso plazo de 4 años se emplearon cerca de 50.000 trabajadores de dos constructoras trabajando simultáneamente. Culturalmente el estudio de Norman Foster ha tenido en cuenta la cultura y tradiciones chinas, siendo el dragón una de las figuras más veneradas, así como los colores y otros elementos propios de templos y arquitectura monumental china.

–          Ambiental y paisajística: al ser una obra de semejantes dimensiones, el impacto es más que evidente, pero las formas y los colores se han tratado de tal manera que no impacte de manera negativa, y que pueda ser un edificio que a la larga pueda integrarse con otros futuros proyectos. Así mismo, las formas onduladas y simétricas pretenden rebajar ese impacto y dar un toque de armonía.

–          Constructivo: La firma de ingenieros ARUP, en colaboración con Foster, puso especial énfasis en el pilotaje, ya que es una zona de alta actividad sísmica. Para ello emplearon pilotes de acero, que absorben las vibraciones de la onda sísmica y las devuelven al terreno mediante uniones flexibles.

CRÍTICA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A mi juicio la obra está perfectamente planteada, ya que al mismo tiempo da solución a los requerimientos necesarios (absorber una gran cantidad de pasajeros en una economía con un crecimiento muy elevado, además de los Juegos Olímpicos) y presenta una arquitectura que une de manera muy eficaz la arquitectura tradicional china con elementos occidentales más vanguardistas. Se respeta en todo momento, y eso me parece fundamental, la idiosincrasia del país en el que se trabaja, sin poner elementos excesivamente llamativos o fuera de contexto, utilizando colores típicos y tradicionales, y también me parece muy correcto el aprovechamiento de la luz natural, con todo el ahorro que supone.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s