Edificio Chrysler

Ficha realizada por Asier González Aldonza y Miguel Gómez Muñoz.

Edificio Chrysler
 Edificio Chrysler
TÍTULO Edificio Chrysler
PERÍODO Se empezó su construcción el 19 de Septiembre de 1928 y se terminó el 27 de Mayo de 1930. Se desarrolla en el periodo de finales de los años 20 y principios de los 30.

 

AUTOR El edificio fue financiado por el fabricante estadounidense de automóviles Chrysler y su autor fue William Van Allen. William Van Allen nació en el barrio de Brooklyn en 1883, Nueva York. Estudió en Paris con los mejores arquitectos europeos volviendo posteriormente a Estados Unidos donde construyó algunos de los edificios más significativos del momento. Se le considera el principal autor del estilo arquitectónico Art Deco.
LOCALIZACIÓN Se encuentra situado en el East Side de Midtown, Manhattan, en la intersección de la Calle 42 con Lexington Avenue.

 

DESCRIPCIÓN Se trata de un rascacielos de estilo Art-Deco, estilo que se caracteriza por tener un carácter opulento, se exageración se atribuye a una reacción contra la austeridad forzada, producto de la Primera Guerra Mundial, este movimiento se popularizó a partir de 1920 hasta 1939, por lo que nuestro edificio se construyó en pleno apogeo de esta corriente, siendo la fecha de finalización de su construcción el 27 de mayo de 1930.

Con 319 metros de altura, fue el edificio más alto del mundo durante once meses, hasta que le superó el Empire State Building en 1931. Sigue siendo el edificio de ladrillos más alto del mundo, aunque se utilizó acero inoxidable para  su revestimiento.

 

CONTEXTO La construcción del edificio Chrysler se desarrolla en los Estados Unidos de América en un periodo cumbre de prosperidad y abundancia que no parecía tener fin, esta época ha sido bautizada como los “felices años 20”.

 

En esta época, Nueva York se caracterizaba por ser un hervidero financiero, la bolsa no paraba de subir y el pueblo estadounidense empezaba a entrar en la era del consumismo, Con el paso de los años y la mejora de la tecnología, los altísimos edificios estilo Art Nouveau de diez años atrás quedaban a la sombra de nuevos y flamantes rascacielos bajo el estilo Art- Deco como en el caso del edificio Chrysler, con formas más audaces y contemporáneas construidos por las hordas de inmigrantes que llegaban por miles al puerto de la ciudad.

 

Todos estos cambios estaban respaldados por los grandes magnates de la época, que empujados por las inmensas ganancias que sus negocios les reportaban, competían por construir el edificio más alto, el más grande, el más bello y el más moderno.

 

Cuando William Van Allen, financiado por el fabricante de automóviles estadounidense (Chrysler) inició la construcción del edificio Chrysler, no sabía que en ese momento acababa de comenzar una competición, unas cuantas manzanas más abajo, en el distrito de Lower Manhattan, H. Craig Severance, un antiguo socio de Van Allen había empezado la construcción de otro edificio con pretensiones de ser el más alto del mundo.

 

Dada la naturaleza competitiva de ambos arquitectos, los secretos del proyecto eran celosamente guardados, pero William Van Allen tenía un as bajo la manga, había mandado construir una aguja de 38 metros de longitud, para coronar la torre y superar la altura de su edificio rival. Esta aguja había sido diseñada en el más estricto secreto y en un lugar apartado. Posteriormente se procedió al transporte, en cuatro partes, de las piezas para ensamblar en la cima del edificio, lo que le proporcionó la victoria de ser el edificio más alto frente a H. Craig Severance, aunque este triunfo le duró poco, al ser arrebatado en 1931 por el Empire State Building con sus 381 metros.

 

TECNOLOGÍA CONSTRUCTIVA Se trata del edificio más alto de ladrillo. Está construido de albañilería, con estructura de acero y revestimiento metálico. En su época fue un gran reto su construcción ya que consiguió ser durante 11 meses el edificio más alto del mundo, hasta que la finalización del Empire State Building le quito ese título.

 

Está construido sobre la roca maciza de la isla de Manhattan lo que le proporcionaba una gran base para su cimentación.  Su corona está compuesta por una bóveda de arista cruciforme que tiene siete arcos concéntricos colocados uno encima de otro con retranqueos entre ellos.

 

En las esquinas de la planta 31 hay réplicas de las decoraciones del capó de Chrysler de 1929 y las de la planta 61, están decoradas con águilas. Tiene un total de 77 plantas con 3862 ventanas y 4 grupos de 8 ascensores.

 

Es uno de los principales edificios del Skyline de Nueva York. En 2005 se hizo una encuesta entre los 100 arquitectos más renombrados del mundo sobre los principales rascacielos de Nueva York, quedando en primer lugar como el favorito y situándolo el 90% de los encuestados entre sus 10 favoritos.

 

IMPACTO El edificio Chrysler supuso el afianzamiento de un nuevo estilo denominado Art-decó. Era una época de gran bonanza económica que se tradujo en un boom en la construcción de rascacielos.

Eran los llamados felices años 20, donde todo el mundo consumía, la bolsa no paraba de subir y esto dio lugar a nueva tendencia caracterizada por la construcción masiva de opulentos edificios de gran altura, con el objetivo de ser los más altos del mundo.

 

Esta época tuvo un parón al final de los años 20, donde solo se construyó lo que ya estaba proyectado debido al llamado Crack del 28. Este crack no afecto demasiado a las grandes fortunas que tenían grandes capitales si no a pequeños y medianos inversores que invirtieron en bolsa todo lo que tenían ya que esta subía y subía sin parar.

 

En cuanto a los parámetros ambientales y paisajísticos, supuso un gran cambio ya que estos nuevos rascacielos dejaban muy atrás  en altura a los rascacielos anteriores a 1920, produciendo un gran cambio en el skyline de la ciudad.

 

En cuanto a los avances constructivos, cabe destacar, que se trata del edificio más alto del mundo construido de ladrillos y acero, además de que supuso la innovación de incorporar de manera más generalizada el acero en este tipo de edificios.

 

CRÍTICA En el contexto histórico en el que se desarrolla esta edificación supuso un punto de referencia frente a futuras edificaciones que si bien han conseguido superarlo en altura, no tienen nada que envidiarle en cuanto a su diseño o estilo, hasta el punto de que en la actualidad pese a sus 86 años, es considerado el edificio más bonito de Nueva York por los 100 arquitectos más renombrados del momento.

 

En nuestra opinión, se trata de una obra pionera, clave, que supuso un punto de inicio en la construcción de grandes edificios en cuanto a altura se refiere, con un estilo personal, convirtiéndose en uno de los edificios más emblemáticos y bonitos de Nueva York.

Edificio 1
edificio 2

edificio 3

edificio 4

edificio 5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s